sábado, 30 de octubre de 2010

Por qué soy comunista

"Caute, quia spinosa" (Con cautela, que tiene espinas)

La gente es demasiado ignorante. Sí, sí, suena a verdad de Perogrullo, pero yo digo que es ignorante no en tanto no sepan nada, sino en tanto creen que lo saben todo. Esa es la verdadera ignorancia de la que hablaba Sócrates, y por eso la describía como atrevida. Ya los mismos ignorantes, a menudo, suelen repetirle a uno, sin saber por qué, que la ignorancia es atrevida. Es como cuando les da por decir "Pienso, luego existo", y creen que el existir se deriva del pensar, cuando lo que Descartes, o quien tradujo a Descartes al español, quiso significar fue "Pienso, entonces existo", cosa que por demás es un bicondicional: existo, entonces pienso. Y también se puede quedar así: existo, pienso; pienso, existo.
La ignorancia es una llenura de saberes inútiles que el sujeto concatena para hacer raciocinios y citar, a lo pendejo, a los más grandes pensadores para creer que van a quedar bien.
Ojalá yo pudiera decir que, porque se me da mi gana y no por otra cosa, soy comunista. Ojalá. Pero es que a menudo me encuentro con idiotas que me increpan diciéndome que no puedo serlo por mi estatus social y económico. Pobrecitos. Son los que votaron por Mockus creyendo que iba a ser distinto a Santos -en la mayoría de los casos-, y no todos porque algunos me respetan. Y ni qué decir de los que votaron por Santos. Es esa pobre gentecita que cree que lo insulta a uno cuando le dice "usted no es demócrata" ¡Pero por supuesto que no! Cosa más bárbara que la democracia y sus derivados y de lo que deriva no conozco, ¿por qué creen que me están insultando, pendejos? ¿Quién les dijo que para ser comunista o pensar como tal hay que llenarse de privaciones, vivir como un zarrapastroso, ser de extracción humilde, regalar cuanta cosa tiene uno?
Vamos por partes. Ya quedó claro, yo no soy democrática y, como persona, no tiendo a respetar cualquier tipo de pensamiento, si bien tengo amigos fascistas y familiares nazis. Eso lo digo, en primer término, porque yo, Estefanía Uribe Wolff, no permito que en este blog se publiquen cosas o comentarios distintos a los que a mí me parezcan dignos de ser publicados. Eso no quiere decir en ningún momento que yo conciba que el Estado deba ser así, y con varios me peleé en Cuba por lo mismo, porque un Estado no es un blog, no es algo personal, ¿queda claro? Otra cosa es que, como en Colombia, quieran hacer del Estado una cosa privativa de unos pocos. Me parece que la diversidad, tanto de pensamiento, como de género, credo, etc., es vital en una sociedad, pero no lo es para mi salud mental. Bien. Por eso en Twitter no sigo a uribistas y cuando son hinchas del Nacional, pondero ciertas cosas. Soy intransigente, lo admito, y bastante.
Wikipedia, que se volvió el oráculo y el referente de esta sociedad moderna (yo no creo que estemos en el posmodernismo, con todo respeto) ilustrará a varios de los infelices que me dejaron ayer comentarios en este blog, sobre el modo de vida de Karl Marx. Es que a veces usan Wikipedia para demostrarme que alguien es terrorista, por eso mismo los invito a que la consulten, porque es esa misma clase de gente.
Me reclamaban que a mí me gustaba el caviar. No, no me gusta el caviar, ni me gusta la papaya, ni la leche, ni las arvejas, ni los fríjoles, ni la bandeja paisa. Pero si me gustara alguno de esos alimentos ¿qué culpa tiene mi paladar comunista? Si me gusta un Kandinsky, ¿mi sensibilidad, que está por encima de mi racionalidad y de mi credo político, también tiene que obedecer a las directrices generales de lo que la gente cree que es el marxismo? Ser comunista no es ser asceta, ni monje, ni Buda. A los budistas sí reclámenles porque anden en Ferraris, a los comunistas no, porque es que, entre otras cosas, el budismo es una religión que busca la perfección espiritual a través del ejemplo de vida de Siddartha Gautama, y el marxismo es una ideología que los capitalistas quieren hacer ver como una doctrina totalitarista que busca la pobreza y las peores incomodidades. En lo ideológico, no está prescrito vivir como Marx ni seguir su ejemplo de vida, ni tampoco esperar a que todos vivan como en Cuba, aunque, para como son las cosas en mi país, yo sí lo desearía, aunque claro, con nuestro propio proceso revolucionario (y nunca, nunca, nunca jamás a través de las armas)
Muchos de los comunistas que hay en el mundo vivimos en sociedades capitalistas y nacimos en circunstancias que no pedimos, pero que agradecemos, y no del todo, pues nuestra aspiración es que todos vivan como nosotros y no en la absoluta miseria. Yo no tengo la culpa de tener con qué comprarme ropa de las mejores marcas, y en ningún lado está escrito ni prescrito que deba privarme de hacerlo. Pero está bien, les diré que alguna vez fui tan, pero tan mamerta, que hasta me busqué un novio pobre, estrato dos, porque creía que eso me hacía más comunista que mi mejor amigo, Camilo Correa, que tenía una novia estrato alto. Ay no, y me aburrí mucho con Jairo (así se llama el pobre) porque no tenía ni con qué invitarme a tomar un tinto, se acomplejaba porque yo tenía carro y era la que sabía manejar, la que pagaba en los restaurantes, la que tenía finca para pasear los fines de semana y otras cosas de la intimidad como eso del pago de lugares cubiertos en la noche que no es pertinente contar aquí. La pasé tan mal en esa relación, tanto, que entonces deseé con más ahínco un sistema comunista en el mundo, para que no existieran esas barreras de las clases sociales y que, como dice la ranchera, poder cantar "sólo sé que me quieres como te quiero yo", pues nada es más importante para mí, ni siquiera el comunismo, que la perfección de una buena ranchera.
No bebía ni siquiera aguardiente, sino vino Tipicalísimo o Cherrynol, cuya garrafa costaba menos de un dólar por allá en el año 2001. Les echábamos Halls y cerveza para que no nos supiera tan horrible, imagínense. Yo pagaba siempre, por supuesto, porque mis compañeros de filosofía de la Universidad de Antioquia (y entonces mi papá no era el rector) a duras penas tenían para el pasaje en bus, el cual, muchas veces, también se lo pagaba a casi todos. A la hora del almuerzo, como Bienestar Universitario les regalaba la comida, nos juntábamos todos a comer banano con Chocolisto, bocadillo de guayaba y un sánduche pequeño. Era la manera como ellos me agradecían, también porque nos gustaba compartir. No compraba el gramo de perico de 60 mil pesos, sino el de cinco mil que vendían en el Barrio Lovaina, al lado de la Universidad, que me dejaba las narices vueltas nada, e igual, el mundo seguía sin cambiar a pesar de que yo me había sometido a vivir como lo que yo creía entonces que era una comunista. Y me vestía mal también, pero los pobres seguían siendo pobres y ya Bush quería invadir Irak. Del mismo modo, Cuba continuaba bloqueada por los Estados Unidos, a Osama Bin Laden nada que lo encontraban, la señora del servicio de mi casa perdió a su hijo, yo a mi abuela, Uribe fue electo por primera vez como presidente de los colombianos, Medellín, la ciudad, seguía siendo la peor del mundo, mientras que Medellín, el equipo, el mejor, enlistándose para ser campeón después de 45 años en 2002. Ah sí, y mi ídolo, que en ese entonces era Gloria Trevi, seguía en la cárcel. Para padecer lo de ella, me encerraba el día de mi cumpleaños en el baño de la casa de mi abuela, pero nada, eso no la liberaba, ni tampoco la liberó.
Conocí muchos de los barrios que llaman marginales de esta ciudad. Como no soportaba la realidad que se vivía en mi casa, que era el cáncer pancreático terminal de mi abuela, el amor de mi vida, me pasaba semanas en La Toma, Bello, Castilla, La Francia... ya ni me acuerdo. Y ya después, cuando ella se murió y yo entré a estudiar derecho pero me salí por mis problemas con la adicción a la cocaína, terminé viviendo en la calle. Kosovo quedó destruido, Afganistán estaba ya invadido y no sé cuántos miles de hombres se preparaban para masacrar gente en Irak. Lo único bueno que pasó por esos días, gracias a mis desgracias, valga decirlo, fue que se tumbó un referendo que prepararon Fernando Londoño y Álvaro Uribe. Nada más.
Varias veces fui montada en tanquetas de la policía por no quererme ir para mi casa, yo prefería la calle. Los agentes me violaron una vez en la inspección de El Poblado. Y nada que el mundo se volvía comunista, ¡qué cosas!. Ya no era que no comiera ni bandeja paisa, ni caviar, ni papaya, era que no comía y pesaba como 48 kilos. De todos modos me enteré de que en el norte de Argentina había niños que se estaban muriendo de hambre. Yo también, pero era lo que estaba buscando. Y para conseguir perico ya me tocaba prostituirme porque ni me alcanzaba para el de cinco mil de Lovaina, para el de ningún lado de la ciudad; una vez me rayaron con un picahielos la nalga y los brazos; otra, un tipo me pasó un cuchillo por todo el cuerpo para asustarme, y otra, y otra, y otra... da para una novela. Pero el caso es que tanta miseria no permitía ni siquiera que Serpa, que es mi candidato por excelencia a la presidencia, fuera presidente. Ya ni siquiera estamos hablando de comunismo, compañeros.
Años después mi vida se "compuso". Me quedé sin amigos porque muchos se murieron de sobredosis, y otros, los que conocí en rehabilitación, se perdieron, se avergonzaron del pasado que nos unió y dejaron de hablarme. Aquellos de los que hablé cuando tomábamos Cherrynol ya no se juntaban conmigo porque yo ya no consumía, y además, ellos siguieron estudiando filosofía en la U de A, mientras que yo, por orden de la psiquiatra de Alborada, tuve que entrar a comunicación social en Eafit, de donde salí honrosamente condecorada, es decir, me echaron que por contestataria, panfletaria, no sé qué tantos epítetos. Ah sí. Que por comunista. Para entonces ya tenía un iPod nano, de esos fucsia hermosos que todavía conservo. Fíjense, ahí se puede oír música comunista, inclusive los discursos del gran Fidel Castro, de Jorge Eliécer Gaitán, de Allende y otros tantos. Y en el carro que tenía, podía llevar hasta la casa a muchos de los amigos que no tenían con qué pagar el pasaje hasta donde vivían.
Yo soy comunista porque no me convence el capitalismo, tampoco lo que llaman sus bondades. Soy comunista porque me crecen el pelo y las uñas, es decir, por algo inevitable. Soy comunista porque no concibo que haya gente que se compre Rolex con diamantes incrustados que le costaron la vida a decenas de mineros en algún lugar del África y tuvieron que dañar la tierra para que alguien pagara 200 mil dólares y ahí, saber qué hora es. No es que esté en contra de Rolex, si tuviera con qué, le regalaba uno a mi papá, pero hay extravagancias que no soporto. Tampoco quemo banderas estadounidenses, porque si bien odio el patriotismo y los nacionalismos, sí respeto el sentimiento del pueblo norteamericano por sus símbolos patrios, y además, porque la cultura y la sociedad de ese país me fascinan, como me fascinan la cultura y la sociedad cubanas. ¿Qué me gano, además de ofender, con quemar una bandera? ¿no me dañé lo suficiente a mí misma para que hubiera comunismo, para que hubiera justicia? ¿y qué pasó?
Me puedo ir a vivir a alguna parte de la periferia de la ciudad y renunciar, como alguna vez, a todas las comodidades que tengo. Puedo suplantar el papel del Estado regalándole plata a los más necesitados, becando a estudiantes (cosa que ya se ha hecho) como me lo sugerían ayer, y también, si tuviera la plata, construirles casas a quienes no las tienen. Pero entiendan, soy comunista precisamente por eso. Porque es el Estado el encargado de suplir esas necesidades, no la caridad, ni la empresa privada, ni las sociedades sin ánimo de lucro como la que tiene Shakira para evadir impuestos.

23 comentarios:

  1. Sólo quiero sepas que por aquí estuve, Tefa. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Ay Araque, ¿y eso qué quiere decir?

    ResponderEliminar
  3. A veces terminamos siguiendo los estereotipos de la gente que más detesta lo que queremos ser, que suerte que pudiste llegar aquí para contarlo.

    ResponderEliminar
  4. Tefa mi amor cómo siempre me ha encantado lo que escribiste.Sabes me he identificado mucho con tu pocisión yo también me considero comunista y siento que las cosas que escribes son las mismas que yo pienso. Te quiero mucho

    ResponderEliminar
  5. Vea pues! Termino siendo culpable del rollo con Jairo... habrase visto.
    Cual seria mi novia de clase alta?
    A manera de explicacion: en ese sentido mi criterio de seleccion siempre fue mas geografico que social...siempre tratando de desplazarme lo minimo.
    ..vos sabes lo que opino del resto.

    ResponderEliminar
  6. Me gustó el furor de tu prosa. Que manera de escribir, si era cierto lo que decía Piedad, al principio la verdad no le creí. Soy un comunista que nunca se leyó el Capital... soy un comunista genético... tus ideas son expresadas de tal manera que cualquier lector cree ya haberlas pensado y dicho, ese don sólo lo tienen los excelentes escritores.

    http://colombianoconvocacion.blogspot.com/2009/10/inermes-barrabasadas-atraviesan.html

    ResponderEliminar
  7. Por andar de curioso me encontré con este post, que interesante manera de hablar de tu vida.

    Podré no estar de acuerdo contigo (no lo estoy), pero es imposible para mí no respetar lo que dices y lo que piensa.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Gloria Trevi???
    No mentiras, me pareció un buen escrito, sensible y bien contado.
    No es por ser puritano pero el problema de la anti-democracia no es cuando soy yo el que está en el poder, sino cuando el poder lo tiene el que considera conveniente aniquilarme. Las democracias de verdad -no la colombiana- ofrecen mejores condiciones en ese caso.

    ResponderEliminar
  9. No tengo idea de quien sea usted, pero estoy seguro de que su explicación de por qué es comunista podría servirle a millones de adolescentes en el mundo. Lo curioso es que una persona con su vocabulario sea capaz de decir que es comunista porque no cree en el capitalismo como si entre en blanco y el negro no existieran matices, o no hubiera otros colores.

    ResponderEliminar
  10. Quiero decir que te admiro. Eso es.

    ResponderEliminar
  11. Excelente escrito! felicitaciones! es bueno leer este tipo de escritos!

    ResponderEliminar
  12. Tefa, te felicito, escribes muy bien, tienes una redacción casi que perfecta, mijita, pero quiero agregar algo y no se si te sirva para describir al comunista. Ante todo es ser solidario,y arandela la caridad que entre otras cosas es siamesa con la piedad. Pienso el comunismo hace el bien sin mirar a quien. Si compartes una pequeña aunque sea diminuta de estas opciones, estoy casi segura tendrás muchos más motivos en tu vida para estar alegre y llegará a tu mente la verdadera definición de lo que es COMUNISMO. El comunismo está en el corazón de las personas y es un Don, muy difícil enseñar a ser comunista por lo general eso nace con la persona. Un abrazo , un beso y para adelante Mi "paisita" que tienes todo un mundo y una vida por delante para gozar.

    ResponderEliminar
  13. Hola, me parece que está bien todo, pero dives que nunca llevarías a cabo una revolución por las armas. Creo que el análisis material-histórico de Marx habla estrictamente de la revolución del estamento histórico mediante la fuerza y choque de las clases que debe ser violenta sí o sí. Él es muy enfático al criticar a sus antecesores los socialistas franceses por proponer transformaciones no coyunturales wue destruyeran el planteamiento de clase. En fim, debe ser una revolución violenta y sangrienta, como las que transformaron el esclavismo y el feudalismo.

    ResponderEliminar
  14. Saludos Tefa, gran escrito, encontré muchas respuestas que estaba buscando.

    ResponderEliminar
  15. Compañera.

    Lo más probable es que se ya tarde para que este comentario tenga relevancia alguna, pero como la peor tarea es la que no se hace me arriesgare.

    Lo que deseas expresar es algo muy cierto, el comunista no es el obrero por ser obrero, sino aquel que a entendido cual es la opresión de esta clase -igual vale la pena hacer la claridad de que en latinoamerica el concepto de clase obrera debe ser estudiado con delicadeza para que incluya a indios, mulatos, afros, etc-

    Ahora el punto compañera y es la gran crítica que se le hace a quienes ostentan lugares privilegiados en esta sociedad de clases -y es lo que no encuentro en tu escrito- es ¿que estas haciendo para que el sueño de un mundo de equidad y libertad sea posible?. Porque aparte del día a día debes recordar que este es un juego de teoría practica que no se debe perder y se hace necesario empezar a crear en las entrañas del capitalismo el comunismo.

    ResponderEliminar
  16. @kokehistoriadorlunes, 13 junio, 2011

    Desde Chile... sólo déjame decirte que me dejaste pasmado compañera... excelente blog!!

    ResponderEliminar
  17. Aquí, desde Argentina, sólo se puede ser peronista o no se es nada.

    Yo he decidido ser peronista. Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Yo te sigo hace poco en Twitter, y de seguro en las calles de Medellín nos distinguimos. (yo la istingo niña). En todo caso, las reflexiones que pones en esta entrada son de alguien que ante todo tiene una actitud reflexiva frente a su propia vida. Yo también fui "comunista" por moda, incluso llegué a ser representante estudiantil en la Nacional en el 2006, durante el PND, y la concurrencia economica a las universidades públicas de caracter estatal. Luego vino la apertura espiritual , el leer mas, el darme cuenta que el comunismo perdió y que la resistencia hay que reconstruirla, que el comunismo esta lleno de cliches y varillitas de incienso en mochilas arhuacas, de demagogias que ni siquiera los muchachos de la J comprenden, o por lo menos su origen, que la reflexividad es un valor perdido en nuestra cultura (y creo que en casi todas). Ahora bien, lo que tu llamas ser comunista es tal cosa, y lo digo en el buen sentido, no como un ataque a quellos que dicen que para ser comunista tenes que comer mierda, que es la visión del pequeño burgués (corto de penamiento) del comunismo No, lo tuyo no es comunismo, es pensamiento critico (o eso me gustaría creer) humanismo tal vez, si no fuera un proposición tan blanda, es antiortodoxo... Comunismo, ese viejo empolvado y raquitico, rabioso e inofensivo; ni tampoco es hedonista (aunque debería, el hedonismo como resistencia politica, al modo de Orwell) Lo tuyo es de quien no traga entero, y por lo menos se cuestiona...

    Buena por ti, aunque "Comunista"

    Seguiré leyendo algunas de las entradas.

    ResponderEliminar
  19. Tefa, qué energía!!!
    Te felicito por tu claridad y tu compromiso contigo misma.
    Exitos con tu columna de El Tiempo...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Que escrito mas pasional, Tefa eres un mar de energia, de pasion y de vida.
    Yo tambien soy comunista por que me da la gana, aunq tambien hay historia.
    Me fascino tu blog y tus escritos, y la manera como unes las palabras para cautivar a los que te leemos.

    Caray, TE FELICITO ninia

    ResponderEliminar
  21. Ahh caray se me perdio mi primer escrito - grrr

    Te decia q me encanta la manera tan pasional como escribis, tienes el don de unir las palabras perfectas para cautivarnos.
    Te felicito, por esa energia, por ser directa, por vivir la vida y no quedarte en el pasado.

    Y bueno los q somos comunistas, a la final lo somos por que nos da la gana.jejeje

    ResponderEliminar
  22. Ayer que empecé a leerte, nombrabas y nombrabas el comunismo, tanto lo hacías que dije: Estoy en séptimo semestre de Comunicación Social y sé que es el comunismo, lo qué no sé es como entenderlo, y si, confieso, tan curiosa yo: NO entendía el comunismo o lo que es... Como sea, simplemente no lo entendía... Entonces, volví a retomar el colegio y en libros llenos de polvo que había en mi casa busque; ¿Qué es el Comunismo? y luego en la internet pregunte: ¿Por qué tanto problema con que "Tefa" sea comunista? y fue allí en donde no logré entender... Hasta hoy, luego de leer este escrito, luego de imaginar tantas ilustraciones, lo cual no me es difícil imaginar porque soy estrato 2, porque en ocasiones no he tenido ni para el bus, porque estudio "gracias" a una deuda que me someterá de por vida (ICETEX), y que ahora mientras 'medio me mantengo' con 800.000 mil pesos que ganó al mes tengo un novio peor de vaciado a mi... Entonces entendí...

    (Muchas gracias ahora sé que es el COMUNISMO)

    ResponderEliminar